miércoles, 25 de junio de 2014

Infancia: Disfrutar del sol de manera segura y adecuada


Foto de Jim Champion
Ros Textil nos da una serie de consejos para que los niños disfruten este verano del sol y el buen tiempo.
El verano es un tiempo muy adecuado para disfrutar de la playa, la piscina, el sol y las actividades al aire libre y el bebé puede disfrutar del verano igual que nosotros siempre que tomemos en consideración algunas precauciones para evitar accidentes comunes como la insolación, la deshidratación o bién las quemaduras del sol.

Ropa, la justa! Cuando la mamá tiene calor, el bebé también y, por lo tanto, no es recomendable abrigarle de más por si acaso. El exceso de calor puede provocar erupciones en la piel como la sudamina, la obstrucción de las glándulas sudoríparas, o bién un golpe de calor. Es preferible la ropa de algodón, clara y seca, ya que facilita la transpiración. Por la noche es recomendable que el bebé duerma con una ligera sábana de algodón, suave y delicada.
Debemos
buscar lugares frescos y a la sombra, y evitar la exposición libre y prolongada al sol.
Evita el sol en las horas centrales del día, entre las 12.00 y las 16.00 horas. Durante este tiempo el sol golpea con más fuerza y tu bebé podría sufrir un golpe de calor o una insolación.
Pasear 15 minutos al aire libre proporciona al bebé toda la vitamina D que su cuerpo necesita para evitar el raquitismo. Los mejores momentos para estar al aire libre son por la mañana temprano o al atardecer, cuando el calor y la intensidad de las radiaciones solares van declinando.
Protege al bebé, utiliza sombreros o gorras que puedes humidificar regularmente, y no olvides las gafas de sol para proteger sus ojos de las radiaciones solares. Las lentes deben estar homologadas y los cristales filtrar al menos el 90% de los rayos UVA y UVB,
Aplica crema de protección solar adecuada a la edad y a las características del bebé o niño. Es muy importante incidir en las zonas más sensibles de su piel, por ejemplo nariz, nuca, orejas… Utiliza un factor de protección alto, preferiblemente pantalla total y de uso pediátrico. Extiéndela media hora antes de la exposición al sol y repite la operación cada 2 o 3 horas. Si estás en una zona de baño conviene que la crema de protección también sea resistente al agua.
Ofrece agua al bebé entre las tomas; si la rechaza, no se debe insistir porque es señal de que no la necesita. Los bebés alimentados al pecho suelen tomar menos agua que los alimentados con biberón, pero, cuidado, pueden pedirla en ambientes muy calurosos.
En definitiva, podemos disfrutar del verano pero debemos estar en todo momento pendientes de nuestr@s pequeñ@s. Su salud depende de ello.

Fuente: Ros Textil

No hay comentarios:

Publicar un comentario