lunes, 9 de febrero de 2015

Los niños, la electrónica y el sueño.


El aumento de la presencia de utensilios electrónicos en los dormitorios de los niños y de una mayor exposición a la luz impacta negativamente en el tiempo de sueño, su calidad y en el estado de alerta durante el día. 
Los niños que utilizan aparatos electrónicos como ayuda para dormir o para descansar, se ha demostrado, que experimentan menos horas de sueño a la semana, y tienen un mayor nivel de somnolencia durante el día.
Los adolescentes con una televisión en el dormitorio tienden a acostarse más tarde, padecen más dificultad a la hora de iniciar el sueño.
Los mensajes de texto y correo 
electrónico después de apagar las luces, aunque sea una vez por semana, aumenta dramáticamente la percepción subjetiva de la somnolencia diurna entre los adolescentes.
Ademas, no todo el uso electrónico es recreativo, también tenemos la carga de tareas que se realizan con estos aparatos, el aumento de las exigencias académicas, horarios sociales y extra escolares, conspiran para mantener a nuestros niños ocupados electrónicamente por la noche.
Muchos niños no están cumpliendo con los requisitos básicos de sueño. El sueño adecuado es esencial para el crecimiento, el aprendizaje, el humor, la creatividad y el control de peso. La comprensión de la influencia de la luz y el compromiso por la noche en el sueño es el primer paso para ayudar a los padres frente a la disyuntiva de la electrónica en el dormitorio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario